Si deseas leer todo el contenido del número actual de Machetearte en una versión de sólo texto (que también puedes imprimir) haz clic aquí.

 
     
 

 

La Revolución de la Educación

“Lo que la Revolución ha creado es una nueva manera de vivir,

no solo ha sustituido un poder por otro, ha sustituido un modo de vida por otro…”

Gramsci.

 

¡Este es un asalto¡ -gritan en el metro- rápidamente la realidad capta nuestra atención ¡si, este es un asalto… a su corazón¡ -aclaran-, como un cubetazo de agua fría la cotidianidad nos escupe a la cara, se enmudecen los vagones del metro, mientras los niños de la calle cantan una canción, ¡se leeehiii zo fa cil… se leeehiii zo facil... y es que nada en la vida es fácil! Apestan a chemo pero sobre todo apestamos a indiferencia. Una indiferencia que duele más que el hambre, que nos consume más que cualquier droga.

¿Está México preparado para los cambios vertiginosos del siglo XXI? ¿Está preparado para una revolución? Son muchos los que quisieran responder en automático a esta pregunta, con monosílabos, con interjecciones, con indiferencia, apatía o temor desbordado. La respuesta genérica es: sí, a través de la educación.

La educación es para la clase media la oportunidad de escalar peldaños, para la burguesía es la estrategia de dominación, pero para nosotros, el pueblo excluido, explotado, oprimido, el que paso a paso toma conciencia del presente, entendemos ahora que el arma más poderosa es el conocimiento, la información. Sin embargo para nosotros la educación no es un hecho que solo se lleva a cabo en instituciones académicas, ni tampoco en el núcleo familiar, sino que la educación debe ser un hecho continuo a lo largo de la vida, en la cotidianeidad de la realidad.

La educación familiar se impone por generaciones, el actuar se reduce a instrucciones establecidas por los adultos, tus experiencias son las experiencias de los demás, no se vive la vida te dicen como vivirla, la realidad no es la que concibes, sino la que mastican y te hacen tragar. Te podrán enseñar valores, principios, costumbres, actitudes frente a la sociedad, pero si estas enseñanzas no son congruentes con la misma realidad que se vive, de nada sirven.

La sociedad limita las potencialidades del ser humano, impone paradigmas de cómo vestir y hablar, te encasilla según las amistades y lugares que frecuentes, la educación que ésta impone; es la unidad enajenante, tu valor como ser humano se reduce al lugar donde estudies, la educación se vuelve elitista por la misma sociedad que se obsesiona en meter a sus hijos a las escuelas de prestigio, se hacen exámenes de selección que van impregnados de corrupción, es decir, quien tenga un conocido en la institución de mayor prestigio tiene más posibilidades de quedarse.

En la escuela la educación es una realidad distinta de la teoría educativa, es autoritaria, sólo recibes información, tus opiniones quedan en segundo término, no se ocupan de reflexionar los textos de estudio, sino de transcribirlos a los cuadernos en resúmenes, síntesis, cuestionarios, que debes memorizar para poder obtener una buena calificación, te hacen dictados de los puntos más importantes para que no tengas la necesidad de pensar por ti mismo.

Los programas de estudio que el Estado imparte son improvisados según las necesidades presentes sin tomar en cuenta los resultados futuros, la poca seriedad de los profesores hacia su trabajo desmotiva a los alumnos, la gran mayoría de los maestros no imparten clases porque tengan vocación sino por necesidad.

Es la educación parte fundamental de nuestra formación como seres humanos, si continuamente caemos en los mismos errores educativos, la sociedad seguirá hundida en esa unidad conformista, mediocre, carente de personalidad. El núcleo familiar seguirá desintegrándose si los padres dejan la educación de sus hijos en manos de una institución alienante o peor aún, a expensas de la televisión. Los sistemas educativos permanecerán atascados en su intolerancia si no se crea una educación que sea útil para la vida, no para colgar un titulo en la pared.

Si no exigimos una educación que nos permita auto-realizamos como seres humanos, seguiremos enajenados con los seudovalores de la sociedad capitalista que nos deforman: individualismo, egoísmo, ambición, explotación, posesión de bienes etc., y ninguna revolución radical será suficiente para transformar la realidad de nuestro país.

Quienes no se conforman y buscan que hacer, tendrán cabida con sus proyectos e inquietudes en el Campamento Pedagógico de la Escuela de Cultura Popular, espacio de dialogo, de crecimiento, de apretura y de trabajo donde se rompe el esquema docente burgués y se recupera la unión indisoluble entre conciencia y realidad. Atenco; tierra de esperanza, tiempo de siembra, momento de entrega pródiga, que inaugura un modo de vida y no solo de cuestionar o criticar.

Ven y comparte con nosotros el cántico de los pueblos que depositan en la fuerza de juventud su anhelo y en la experiencia de la madurez su confianza.

El campamento pedagógico no es un campamento donde llegarán muchos alumnos para tomar clases en muchos talleres. Es más bien un espacio para maestros, talleristas, formadores en general que estén dispuestos a construir un espacio de diálogo, reflexión y acción sobre el trabajo educativo de liberación. De lo que se trata es que todos los talleres, cursos, servicios o materiales que realicemos en el mediano y largo plazo sirvan para la organización político-cultural de nuestro pueblo.

El campamento se realizará del 20 al 23 de marzo en Sal Salvador Atenco, de la mano de nuestros hermanos del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra. Son 4 días de trabajo, la cuota de recuperación es de $250 con todas las comidas incluidas, o bien de $50 pesos, si es que sólo podrás participar unos días o llevarás tu propia comida.

Esta es la última semana para inscribirte, no lo pienses más, hoy es el momento de tomar decisiones de lucha y organización.

Mayores informes al 57824090 (después del medio día), al correo esculturapopular@yahoo.com.mx o en la página www.opcescuela.org.

Escuela de Cultura Popular

 
     
 

   Escribir a la
Redacción de Machetearte

redaccion@machetearte.com

 

Machetearte 2007. Se permite la reproducción de los contenidos de esta página, siempre y cuando se cite la fuente y la dirección electrónica. Los artículos firmados son responsabilidad de los autores. Contáctanos a redaccion@machetearte.com