Si deseas leer todo el contenido del número actual de Machetearte en una versión de sólo texto (que también puedes imprimir) haz clic aquí.

 
     
 

 

De la Guerra de Independencia a la Actualidad

Los Sentimientos de la Nación

Por La Escuela de Cultura Popular (de la OPC-Cleta)

 

“Los pueblos esclavizados son libres en el momento en que lo quieren”

José Mª Morelos y Pavón

 

Mientras que los intelectuales repiten los cuentos que los historiadores escribieron, debiéramos recordar que nuestros héroes patrios aplicaron la historia a su situación actual. En los albores del bicentenario de la independencia, deberíamos preguntarnos ¿Quién fue el cura Morelos y por qué se le considera héroe? ¿Por qué habló de los Sentimientos de la Nación? ¿Qué tiene de diferente a otros pensadores revolucionarios de la época?

Para contestar esto, primero tendríamos que recordar que la conquista europea sobre el territorio americano, implicó que civilizaciones enteras de indígenas fueran aniquiladas. Con nuevas leyes, armas y autoridades, los conquistadores fueron instaurando las colonias al servicio de los reinos de Europa; miraron mal las costumbres nativas y declararon bárbaros a los habitantes de estas tierras, junto con toda su cultura. El racismo en el gobierno se demostraba porque el pueblo indígena ni siquiera podía opinar. Lo mismo pasaba en los ayuntamientos y virreinatos conducidos por españoles: sólo los criollos (hijos de españoles nacidos en América) tenían cabida y ni los mestizos y mucho menos los indígenas formaban parte de las autoridades.

La religión impuesta combinaba las creencias y costumbres populares con las de las nuevas autoridades, pero conforme iban contagiándose las ideas libertarias, nuevos sujetos comenzaban a ver la verdad de la opresión.

En libros de textos y en muchos mexicanos corre la afirmación de que las ideas “igualdad, libertad y justicia” de la Ilustración europea del siglo XVIII, fueron las que hicieron estallar la independencia. Sin embargo, esto es una distorsión de la historia ‘oficial' porque las ideas de libertad germinaron también desde las tierras de América, como un continente que desde la Patagonia Argentina hasta los helados canadienses, despertaba en sus millones de esclavos, pobres y sometidos.

El Morelos de “Los sentimientos de la nación” es diferente a otros caudillos porque comprendía que la SOBERANÍA (el poder organizado) debía ser ejercido por el PUEBLO. La soberanía significaba independizarse del yugo español para formar un gobierno popular donde todos los calumniados nunca regresaran a su condición de esclavos. Para nuestro héroe, la soberanía era la conducción del pueblo, o sea de todos los de abajo. En ese tiempo, esa idea representaba la manzana de la discordia, pues para algunos la Soberanía debía lograrse para que los criollos reinaran como el ridículo emperador Iturbide y otros que querían mantenerse bajo leyes de las élites. Los cauces de la lucha de independencia, las condiciones y dificultades culturales, económicas y políticas en que los ladrones europeos dejaban a la ‘Nueva España', permitieron que México se embarazara de nuevos ladrones tras años de guerra contra la colonia.

Morelos sobresale de entre los luchadores sociales de esa época, ya que era un Cura como Hidalgo, que aplicaba lo que aprendía de las luchas judías de la biblia a las luchas del pueblo mexicano. Comprendió que la libertad de los miles de esclavos y oprimidos, requería organización, entrenamiento militar, principios y valores independentistas. Es por esto que hoy conviene leer y entender los Sentimientos de la Nación que escribió:

“1º Que la América es libre independiente de España y de toda otra Nación, Gobierno o Monarquía, y que así se sancione, dando al mundo las razones”. Morelos aquí resalta que la “vida” de los mexicanos no es inferior y afirma su capacidad e inteligencia para auto-gobernarse y tomar las armas.

“2º Que la religión católica sea la única, sin tolerancia de otra”. Aquí Morelos reclama la “civilización” del movimiento y la fuerza espiritual del pueblo conquistado que había adoptado ya esta religión como nación independiente.

“3º Que todos sus ministros se sustenten de todos y solos los diezmos y primicias, y el pueblo no tenga que pagar más obvenciones que las de su devoción y ofrenda ”. Morelos, establece con esto que no se debe pagar ningún tributo o excedente a aquellos que utilizan a los trabajadores para vivir como reyes.

“4º Que el dogma sea sostenido por la jerarquía de la iglesia”. Esto significa que la soberanía del pueblo debe recaer en los que contienen el dogma dentro de este territorio.

“5º Que la Soberanía dimana inmediatamente del Pueblo, el que sólo quiere depositarla en el Supremo Congreso Nacional Americano, compuesto de representantes de las provincias de números”. Significa que existe la capacidad organizativa de todo pueblo, que ante el caos es el único que debe constituir un nuevo orden de libertad.

“6º Que los Poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial estén divididos en los cuerpos compatibles para ejercerlos”. Esto es que debe repartirse el poder entre los habitantes del pueblo e institucionalizar el poder del pueblo y dejar atrás el poder del rey.

“7º Que funcionarán cuatro años los vocales, turnándose, saliendo los más antiguos para que ocupen el lugar los nuevos electos” . Quiere decir que el poder debe repartirse y tomarse por todos los habitantes de un país de acuerdo a la organización que el mismo pueblo proponga.

“8º La dotación de los vocales, será una congrua suficiente y no superflua, y no pasará por ahora de ocho mil pesos” . Este principio nos recuerda la lucha política actual, pues los sueldos de los gobernantes deben ser equitativos con los sueldos de todos los habitantes de un país, pues son una honra histórica y no una fuente de riqueza, las instancias del gobierno.

“9º Que los empleos sólo los americanos los obtengan” . El avance político real de descolonización no sólo se da en el momento de la lucha armada, sino de la lucha cultural por sabernos poseedores de nuestras formas de producir economía.

“10º Que no se admitan extranjeros, si no son artesanos capaces de instruir y libres de toda sospecha” . La nación es como un hijo que debe protegerse de malas influencias que permitan prolongar la opresión y la esclavitud.

Y así junto con Morelos en toda América Latina surgían héroes que propugnaban no sólo la independencia política de España, sino la igualdad y la organización popular en las nuevas naciones. Simón Bolívar, Juana Azurduy, José de San Martín y los miles de campesinos que convertidos en guerrilleros forjaron la historia de nuestras naciones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

INICIO

 
     
 

   Escribir a la
Redacción de Machetearte

redaccion@machetearte.com

 

Machetearte 2007. Se permite la reproducción de los contenidos de esta página, siempre y cuando se cite la fuente y la dirección electrónica. Los artículos firmados son responsabilidad de los autores. Contáctanos a redaccion@machetearte.com